Noticias > El papel de la Educación Emocional en el Proceso Educativo
El papel de la Educación Emocional en el Proceso Educativo

 El papel de la Educación Emocional en el Proceso Educativo

El objetivo de la educación emocional en el proceso educativo es el desarrollo de las competencias emocionales. La finalidad de la educación es el pleno desarrollo de la personalidad integral del individuo. En este desarrollo pueden distinguirse como mínimo dos grandes objetivos: el desarrollo cognitivo y el desarrollo emocional. Ambos elementos son esenciales para el desarrollo de la personalidad integral de la persona.

 

Los objetivos de la educación

Atendiendo al Informe de la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo XXI (Delors, et al. 1996) se señala que para hacer frente a los desafíos de la nueva sociedad de la información, la educación a lo largo de la vida debe organizarse en torno a cuatro ejes básicos que denomina los cuatro pilares de la educación:

  • 1) Aprender a conocer y aprender a aprender para aprovechar las posibilidades que ofrece la educación a lo largo de toda la vida.
  • 2) Aprender a hacer para capacitar a la persona para afrontar muchas y diversas situaciones.
  • 3) Aprender a ser, para obrar con autonomía, juicio y responsabilidad personal.
  • 4) Aprender a convivir, a trabajar en proyectos comunes y a gestionar los conflictos.

Tradicionalmente la educación formal ha dado prioridad a los dos primeros pilares, estando centrada casi exclusivamente en la adquisición de aprendizajes científicos y técnicos.

Los dos últimos pilares (aprender a convivir y a ser), se encuentran íntimamente relacionados con habilidades sociales y emocionales y han estado prácticamente ausentes de la educación formal hasta hace aproximadamente dos décadas. Así, el modelo de enseñanza conocido hasta hace poco tiempo, estaba totalmente dirigido al desarrollo cognitivo del alumnado, el cual adquiría un conocimiento instrumentalizado sin llegar, en muchas ocasiones a ser emocionalmente inteligente.

Seis argumentos a favor de la educación emocional

Actualmente, la educación emocional se justifica en función de:

1. La propia finalidad de la educación.

Desde el mismo informe de la UNESCO se recomienda que cada uno de estos objetivos educativos, reciban una atención equivalente. Por otro lado, la educación es un proceso caracterizado por la relación interpersonal, la cual está impregnada de factores emocionales y ello exige que se le preste una atención especial a las emociones por las múltiples influencias que tienen en el proceso educativo.

Hasta ahora la dimensión emocional en la educación nos permite diferenciar entre lo que podemos denominar como educación afectiva y educación emocional propiamente dicha.

Así, hasta ahora el introducir los sentimientos en el proceso educativo se relacionaba con educar poniendo afecto y a partir del concepto de educación emocional se trata de impartir conocimientos teóricos y prácticos sobre las emociones.

2. El rol tradicional del profesor, centrado en la transmisión de conocimientos, está cambiando.

La obsolescencia del conocimiento y las nuevas tecnologías conllevan que la persona adquiera conocimientos en el momento que lo necesite. En este marco, la dimensión de apoyo emocional del profesorado pasa a ser esencial.

3. El análisis de las necesidades sociales.

El tipo de sociedad predominante actualmente, con altos índices de estrés, desigualdades sociales, incertidumbres laborales, cambios rápidos, alejamiento de la naturaleza,… genera una gran vulnerabilidad emocional que se ve constatada en las estadísticas con el aumento de personas que indican padecer trastornos emocionales así como un elevado consumo de ansiolíticos y antidepresivos.

4. El análisis del propio contexto escolar.

Los elevados índices de fracaso y abandono, las dificultades de aprendizaje, los problemas de indisciplina y violencia escolar,… que presenta situaciones que deben ser abordas igualmente desde los sistemas educativos y donde gran parte de las mismas se deben a una incapacidad emocional de adaptación.

5. Las investigaciones acerca de la modificabilidad de la inteligencia emocional que abren la posibilidad de promover su desarrollo a través de un ambiente y una educación adecuados.

6. Las relaciones entre emoción y aprendizaje.

La relación entre las emociones, la adquisición de conocimientos y la motivación está suficientemente argumentada. Los alumnos aprenden mejor y más cuando están motivados, cuando algo les gusta, cuando sienten emociones positivas en torno a su aprendizaje y, por tanto, estimular emociones positivas o desarrollar habilidades emocionales implica mejores resultados cognitivos.

Por otro lado, no basta con tener un alto coeficiente intelectual para tener éxito. Por ejemplo, el hecho de aquellos alumnos con un buen desempeño académico pero que carecen de la seguridad emocional para hablar en público, que carecen de habilidades de comunicación asertivas y cuyo temor a ser criticados o equivocarse dificulta su desarrollo cognitivo.

Hoy en día la educación emocional es una innovación educativa que poco a poco va introduciéndose en las diferentes etapas educativas con la finalidad de mejorar las capacidades emocionales del alumnado. En este contexto, la educación formal ejerce no sólo el papel de desarrollar cognitivamente al individuo, sino también de aportar condiciones para su desarrollo emocional.

Publicado el: 01/03/2018


Estrategias para Producir los Cambios

CONTACTO

Contacto Rápido